Hosting & Servers
UruMedia -
© - 2003
 
 

 

Meditación 2

 

ENCUENTRO KRYON
JULIO 5, 2003

 

 

Esta canalización en vivo ha sido editada con palabras y pensamientos adicionales, para permitir un mejor entendimiento de la palabra escrita.


Bienvenidos

Estáis aquí por contrato previo antes de nacer, muchos recordáis esto, otros ni siquiera sabéis que esto es posible. Para todos, es verdad.


YO SOY Kryon, el maestro magnético.

Aquí me encuentro. Estamos llegando muchos de los maestros que hoy nos encontraremos con vosotros. Muchos han sido invitados y poco a poco van entrando.

Quizás empecéis a notar cierto palpitar en el pecho, en las piernas y en vuestras manos. Para algunos será temeroso dado que no conocen estas sensaciones del otro lado del velo.

Hoy será especial para muchos, dado que será la primera vez que sientan quienes son realmente. No temas, a ti te hablo y sabes Quién soy.

Muchos pidieron pruebas de que esto era verdad y serán dadas durante este tiempo. No será extenso, dado que no es posible lo que quisierais, sabéis que no es posible que el velo sea delgado todo el tiempo.

Todos los presentes, todos, sois trabajadores de la luz. Algunos, que no están hoy aquí, también recibirán este mensaje porque pudieron haber estado. Por alguna razón, alguna prueba, eligieron otro lugar, quizás aquello hoy era urgente. Esto podrían recibirlo en el mismo tiempo, más tarde. No temáis por lo que podamos hacer en contacto vuestro, solo pretendemos ayudaros y traer aquello que se nos ha pedido.

Dejamos unos segundos para que entren todos los que llegan.

A mí derecha, el hermano Saint Germain muy especial para un amplio grupo, a este lado derecho de la sala. No es casual que ahí están sentados; ellos trabajaron con él mucho tiempo atrás y ellos lo saben en alguna forma celular. Hoy viene a traerles un regalo, esta vez a todos: el regalo del principio del amor incondicional. Está será la tarea principal de hoy.

Algunos pidieron sanación y quizás la más urgente para todo el planeta sea ésta: el verdadero amor, que si bien habláis de él, no conocéis la mayoría de los presentes en esta forma física que os halláis.

Para que esto sea posible, la recepción del amor como tal, será necesario varios días de trabajo (desde hoy), hasta un máximo de siete y un mínimo de cinco. Todo el tiempo podríais sentir una vibración extraña en la parte media de la espalda. Para otros que sois más altos hacia la alta espalda. Sueños agitados habrá, sobre todo limpieza de aquellos hechos o actuaciones pasadas, donde el amor no fue el centro, si bien, era lo que se pretendía. Muchos creéis saber qué es amor, si bien, amor, aún no habéis practicado. Es sentir el fluir de tu verdadera esencia con la paz y la calma como cuando miras el mar y te quedas allí, embobado. Sientes que te fundes con el agua y que poco importa durante ese instante que la miras. Esa es una pizca del recuerdo de lo que es estar en amor, en paz y equilibrio. Habéis de aprender en cada instante a sentiros así de calmos, de quietos, de comprensión del todo y de unidos al todo y a la vez uno mismo.

Tenemos inquietud por ver vuestros pensamientos y cada uno, está ahora siendo atendido por muchas entidades a su alrededor; algunos se dedican a lavar los pies, otros a besaros las manos. Muchos preguntaron a esta entidad que os habla qué significa en verdad esto: y significa la admiración hacia lo más grande que es lo que aquí sois, ahora.

No temáis, para aquellos que no entienden bien las palabras. El mensaje será entendido dentro, que es lo que importa. [Pausa]

Hay una ciudad, por así llamarla, justo arriba de donde os halláis en este tiempo físico, una ciudad a la que podéis acudir cuando necesitéis contactar con el otro lado del velo. Hoy os vamos a enseñar cómo hacer esto.

Para ello os pedimos, si os es cómodo, cerrar los ojos, respirar profundamente, relajados y os acompañamos a este lugar.

De pronto, imaginad una capa dorada encima de vuestras cabezas a través de la cual, como si fuera un trozo de mantequilla, (está blandita), y como metéis el dedo a la mantequilla vosotros apretáis y cruzáis ese velo dorado, atravesáis una delgada capa azul y allí os encontráis con unas alas. Son unas bellas alas plateadas-doradas y un tono de azul y con ellas voláis, por encima de este lugar, hacia arriba, como haría un pájaro, suavemente, grácil y fácilmente.

Y conforme asciende, arriba de las nubes, localizáis como una especie de plataforma que parece de hielo, le veis los bordes, pero sabéis que es robusta, a pesar de parecer frágil. Seguís volando hasta llegar allí y ya subís por encima de este lugar y habrá pequeñas colinas blancas, también parecidas a los icebergs de hielo.

La llamaremos Alahia.

Si aterrizáis, como haría este pájaro, con vuestras alas, suavemente, veréis figuras geométricas como diamantes muy brillantes y cada uno reconoceréis una de ellas como familiar. Os dirigís hasta allí y ahí veréis por qué os resulta familiar.

De pronto, alrededor aparecerán, quizás, otras entidades para cada uno, según su nivel de percepción, podéis verlas con forma física si así lo necesitáis, con colores o como masas geométricas con colores girando alrededor, que tomarán una frecuencia o tonalidad determinada.

Os saludan, como si fueran vuestra familia, y en verdad lo son. La mayoría de las noches, al menos, pasáis por aquí, porque es vuestro lugar principal de trabajo cuando vais a dormir.

Los que os acompañan ahí son vuestros compañeros de casa, por así decir. Si bien, a veces os desplazáis hasta otros sitios especiales, para temas concretos. (De alguna manera hoy la información no es completa, y ya sabéis que ha de ser así, a veces)

Tocáis esa forma geométrica y recibís como una descarga o corriente que os transmite unos Códigos.

Dejáis que penetre por el plumaje, hasta vuestro corazón. Quizás, puedes dialogar con esos compañeros de casa. Te sonríen abiertamente, y a ti te extraña quizás porque donde habitas en la Tierra no es algo común, la risa, la sonrisa para ser exactos. Aquí es la forma habitual. Allá estáis aprendiendo y haciendo que lo sea, el aprender a sonreír, ante todo y con gratitud en esa sonrisa ya que es una gran suerte estar ahí.

Ahora vuelves a despegar con tus alas y vas a volar por encima de la ciudad. Encontrarás un gran obelisco y cuando lo localizas vuelves a posarte a los pies de él. En el que hallarás una especie de puerta o de entrada, es casi hacia abajo y luego ya estás en su interior. Es extraño pues al entrar dentro es enorme aunque por fuera parecía pequeño. Sientes, o sabes, que es un lugar con magnetismo, es un regulador de la rejilla lo que aquí hay y vas a solicitarle, auto-rejuvenecimiento y sanación de lo que más deseas.

Hay unas placas que se empiezan a mover, oscuras, casi negras, alrededor de ti y que se van acoplando de una forma concreta y empiezan a hacer un zumbido. Tú dejas que el trabajo comience y ves como una parte de ti se despliega y sube hacia arriba, (tiene una tonalidad blanca) como que te desdoblaras. [Pausa]

Y ahora será una tercera que se desdobla desde esta segunda blanca, que es de color dorado. Esta es casi redonda y muy brillante, (es como si fueran luces luminiscentes desde el interior hacia fuera). Y justo de ésta vuelve a salir una cuarta que se sitúa arriba y es un punto de luz muy fuerte y como que controlara todo. Aún así, no podríais precisar el color, puesto que posiblemente es como todos a la vez y transparente.

Sientes que hay ajustes, sin importar la comprensión de cómo sucede. Y ahora ves aparecer… son entidades pero para ti son fogonazos de luz por encima y alrededor que ajustan las placas para ti en la forma magnética y cristalina. Se completa para todos y vuelven a irse encajando paulatinamente: la primera de arriba con la segunda, tercera… y otra vez en tu yo más físico con alas.

Quizás si percibes con claridad, algo cambió dentro, como algo más etéreo, liviano. Y si miras alrededor ahora, las placas son casi blancas. Sigues oyendo ese murmullo o zumbido y miras hacia arriba del obelisco y notas una gran masa energética que circula y gira a gran velocidad. Eso te da mucho alivio, mucha paz porque es un portal de conexión con todo lo que es.

Los que te ayudaron son hermanos de la Hermandad Blanca.

Ahora se abre el obelisco por arriba como los gajos de una naranja, por completo. Vuelves a ver esa luz como reflejos del hielo arriba, y a tu lado tendrás a dos maestros.

Más cercano a ti, una gran luz se identificará como un verde muy claro que será el hermano Jesús, como conocéis algunos, Jeshua le llamáis otros. Él viene también a hacerte un regalo y será breve su estancia hoy. Tú te pones de rodillas ante él puesto que así lo sientes. Puedes pedirle que adopte una forma física, si así lo necesitas y te es más fácil.

Viene a regalarte una conexión con tu yo verdadero. Después de hoy, nunca podrás volver a sentir la soledad.

Te entrega un trocito de esa energía verde y la empuja suavemente hacia tu corazón. Sientes que enseguida la absorbes, la coges con gratitud y cuando te sientas desamparado, solo o abatido, acuérdate: respiras profundamente, buscas en tu interior este trocito de energía verde divina y pura de conexión con él y él acudirá a ayudarte. [Pausa]

Ahora se retira, para ser Metatrón el que hará un trabajo, y te va a acompañar a verte puesto que vas a ver la forma de tu Merkaba, de tu yo en forma geométrica.

Para ello situarán un gran espejo, ya que es enorme, delante de ti. Es un poco cóncavo y desplazado o inclinado hacia delante por la parte de tu cabeza. Y de pronto, verás en él, algo extraño y dirás: ¡“no sé cómo definirlo”!, puesto que tendrá caras, quizás picos y seguramente se ponga en movimiento o vibre o gira depende cuál sea tu forma. Y recuerda: tu forma, diferente a la del resto puesto que te identifica.

Si te fijas tiene muchos colores; son las bandas que te definen en esencia en cualquier lugar del universo y el tiempo de tu estadio en la Tierra.

También, quizás sólo para algunos, va a haber un cambio de guías, ahora, para los que no, amablemente les dejamos que así suceda. Podéis verlo o sentirlo para los que es y sentiréis o veréis tres, y para uno de vosotros, un varón, cuatro entidades doradas.......... Una de ellas con un tono azul índigo. Es su forma de presentarse si así lo deseáis. Os acompañarán a partir de ahora en el camino, facilitándoos la tarea. Ellos están emocionados de que así sea. [Pausa]

Las energías encajaron bien, fácilmente, en este nivel.

Y ahora queremos enseñaros el futuro, algo que algunos nos habéis pedido y al menos para estos algunos, así va a ser. Cuando llamamos futuro es lo que ya ha sido creado, el potencial que ya existe.

Primero os vamos a enseñar un nuevo planeta, o lugar de trabajo, nos gusta llamar, y para ello volvéis a flotar, a volar con vuestras alas, esta vez más alto de manera que os queda bajo vuestros pies esta ciudad etérea, no visible para los ojos físicos.

Y de pronto, como si vuestros ojos tuvieran unos grandes anteojos, enormes, vais a mirar hacia arriba y veis un planeta con tonos muy marrones, ocres y amarillos, podríais incluso decir, y con algo verde oscuro y con una especie de halo, nubes, alrededor en movimiento, blancas. Podéis apreciar su tamaño y su forma y que también tiene valles, montañas. .......

Sentís mucha actividad alrededor puesto que son muchas las entidades que allí trabajan a un ritmo acelerado para que todo esté en marcha y a punto en los tiempos previsibles.

Quizás algunos sentís la llamada allí, en el futuro como vosotros llamáis, nosotros en el ahora-mañana, otros no lo sentís así.

Ahora queremos enseñaros un potencial para la Tierra para dentro de 10, 11 años y para ello veréis una pantalla como de cine, en blanco; y en verdad ese blanco es como un agujero. Vais a entrar por ahí; de pronto, se vuelve oscuro conforme entráis hacia dentro y al final como si fuese un túnel serpenteado os encontrareis una imagen, como si pudierais visitar ahora la Tierra volando como un pájaro y vais viendo las calles, y os extrañará la imagen que veis.

Hay quietud, hay silencio, hay armonía, quizás las formas son como brillantes, no veis a los humanos como estáis acostumbrados a verlos con los ojos normales, pero son los mismos, incluso a vosotros mismos. Ahora veis, su verdadero trasfondo y cada uno elija qué imagen quiere ver: ....puede ser, lo que está haciendo, llamarle laboralmente, llamarle quizás, para no todos, sí algunos, la misión, puesto que habríais terminado el trabajo.

Entonces os veis en un día cualquiera desde arriba a vosotros mismos viendo hacer algo. Más tarde pensareis qué significa, ahora sólo aprovechad este breve tiempo y miraos.

Quizás no es lo que preveíais, si bien es el mayor bien que podéis aportar a la humanidad. Quizás algunos de vosotros no estáis ya en la tierra, entonces esto sería lo apropiado. Al menos lo será para dos de los presentes; hay un tercero que lo decide en el ahora. [Pausa]

Hay alguien en casa cuando lea esto que piensa que no llegará allí, el mensaje es: tú sabes a quien hablamos, estarás. Ha sido tu propia decisión hacerlo. Escúchala en tu corazón y el porqué.

Acompañamos a algún grupo en concreto a una actividad que hacen en común; entonces veréis a otros que hoy se encuentran aquí sentados y juntos hacéis algo uniendo vuestras fuerzas, ya independientes y una a una, unidas con un fin común: crear abundancia para el planeta y que se distribuya justamente. Esta será una de las tareas que haréis. Y veos haciendo la otra: es que unís vuestras manos y que sentís un gran amor incondicional cuando trabajáis así.

Hay otro grupo también aquí, que vive en otro sitio y que hoy no saben todavía cuál es su verdadera misión, aunque piensan saberla. Hoy les vamos a ayudar en este mensaje. Ellos saben a quién hablamos, claramente. Todos reconocéis cuando se os dirige a vosotros puesto que a nivel celular está siendo a la vez que con la palabra.

Este otro grupo tiene una labor en defensa de la naturaleza y los animales: aprender a respetar, a criarlos adecuadamente mientras sean para el usufructo de los humanos.

Habrá otra tarea más, individual, dentro del grupo que llamaremos dos: que dentro de la defensa de los animales habrá un apartado para las ballenas.

Esto será más adelante, claro es. Podéis seguir el rastro de las señales para saber cuál es el momento.

Ahora hablaremos a dos sólo que aquí se encuentran pero que pertenecen a un grupo amplio aunque ellos no saben que son un grupo todavía. Poco a poco, muy pronto, os iréis reconociendo y el contrato, la parte de él que es común. Formareis un centro y luego formareis, puesto que será vuestra decisión, no que lo digamos aquí nosotros, donde la enseñanza de los niños, como el futuro potencial en la Tierra, será la clave.

Aún queda tarea por aprender hacia vosotros, por practicar en vuestros familiares antes de estar preparados individualmente y como energías unidas. Hoy os aportamos hacia dónde. No será difícil puesto que esos niños ya os esperan. Sois vosotros los que aún quedáis por formaros, tarea a veces nada fácil para vosotros cuando vuestra mente está cerrada. Entonces haremos que hoy se vaya un poco más abierta.

Nos vamos a ir de nuevo hacia el lugar físico en que empezaste. Decís hasta luego a estos amigos de casa y volvéis otra vez a la habitación.

Ahora seré yo, Kryon, el que trabaje contigo.

La principal sanación de hoy será con los miedos y te daré una parábola para entender el trabajo que se irá haciendo simultáneamente.

Una vez una paloma tenía un nido que se lo dejaron sus padres, que a su vez se lo dejaron los suyos y así, varias generaciones. De tantos y tantos usos se había ido deteriorando para cuando a nuestra paloma le llegó el turno de habitarlo para que fuera el cobijo de sus propios polluelos.

Ella se dio cuenta de que podría ser que un viento lo ajara, y los huevos que iba a poner cayeran al suelo. Tenía un gran dilema, no sabía qué hacer: si poner los huevos, si construir un nido nuevo. Quedaba poco tiempo y en verdad el miedo la paralizaba y así pasaba el día sin hacer lo uno ni lo otro.

Entonces ¿qué pasó?, que llegó el momento ineludible de que los huevos salieron de ella pero tenía tanto miedo, estaba tan tensa, que al salir, se rompieron.

En verdad, su gran temor se realizó: que se rompieran. En este caso, por su NO acción. A veces así os encontráis vosotros, tenéis que tomar un camino entre dos y tenéis miedo de lo que pueda suceder en cada caso. Si no os dais prisa en construir el nido igual llegarán los huevos y el nido no soportará el peso. Si sigo en éste y corre viento, igual se rompe y se romperán los huevos.

En verdad los dos caminos ante los que os encontráis, pueden ser tres, también a veces cuatro, todos tienen algún temor de que algo malo pueda suceder.

Qué hacer para nuestra paloma y resolverlo satisfactoriamente.

Entonces se le dio una nueva oportunidad y volvió al punto, al primer pensamiento sobre el nido antiguo, y llamémosle antiguo puesto que era muy usado, como a veces pasa con vuestros procesos de vida, aquel que os dejan vuestros padres por vidas y tenéis en mente un nuevo camino pero que es nuevo y que no conocéis lo que allí puede suceder y algo podría salir mal.

Entonces el Espíritu se le acercó a la paloma y le dijo “No dudes, elige uno de los dos, aquel que tu corazón te impulsa, e ¡inténtalo¡, seguro que algo bueno sacas!

Entonces, visto que ella había vivido ya lo que era el fruto de la indecisión, dijo: “lo voy a intentar, merece la pena, el otro camino era un fracaso seguro.” Y dijo: “bien, lo conocido me vino dado, fue el pensamiento, el sentimiento, el impulso de construir uno nuevo lo que me llegó al corazón. Entonces esto debe ser lo que debo empezar rápido.

Y así hizo sin darse tregua para que el miedo se expresara, puso toda su acción y toda la energía que le quedaba en coger ramitas y ramitas, enredarlas unas con otras para construir un nido.

Cada vez que un pensamiento venía, ella cogía más rápido aún la siguiente ramita que buscaba. En vez de pensar, ponía toda su energía en buscar y buscar ramitas. No se daba tregua, ni un respiro para usar el pensamiento. Así, así, rápido, rápido y sin darse prácticamente cuenta, el nuevo nido estuvo hecho.

Se sentía tan cansada que ya no tenía tiempo, ni ganas de pensar. Así que se sentó en el nuevo nido y ya era el día, el momento de salir los huevos. Salieron suavemente y dulcemente de su cuerpo y en aquel fuerte y nuevo nido estaban a recaudo y a seguro. Es más, fueron unos grandes polluelos, puesto que vieron en su madre, la paloma, cómo es ante la diversidad, ante caminos inciertos lo que hay que hacer: no pensar sino seguir el corazón y poner toda la energía y empeño hasta verlo hecho realidad en la materia.

Ellos mismos enseñaron con su ejemplo a otros y ante cada cosa que termina, sin dudar, sin pensar, sin temer, creaban una nueva opción en la materia que era un impulso de su corazón. Cuando alguien por primera vez les veía y les preguntaba “pero ¿cómo sacas la fuerza para superar tu miedo”?.

Ellos decían “yo también tuve una primera vez, por eso te entiendo. Sólo tienes que, con tus manos, buscar y buscar. “

Ahora te hablamos a ti, pájaro-paloma. Cada vez que tengas una elección ante algo nuevo, no pienses, coge tus manos y haz en la materia aquello que tu corazón te impulsa. No dejes ni un instante a tu mente que le dé vueltas, que dude, que tema, Dile: “al menos lo intentamos, creemos esa materia”. Cuando termines, entonces teme, entonces duda. Ya verás que es tarde: la solución está hecha por ti mismo.

Lo bueno de tu propia historia es que no estás solo como aquella paloma y que sólo el Espíritu alguna vez viene a verte. Tienes a tus entidades de luz y a otros muchos seres que tú desconoces a tu servicio para decirte cada día, sugerirte, la acción, el camino y la forma. A ti sólo te corresponde emprender esa acción ante la materia y no permitirte dudar, pararte o tener miedo. Recuerda que el miedo, seguro, acaba creando lo que temes. La acción, seguro, construyes lo que necesitas.

Mientras os contamos esta historia con un bello final, a nivel celular hemos instruido vuestra biología, que se atasca a veces por el miedo vivido en anteriores experiencias. Entonces hoy habrá un gran resultado: más fuerza para que el miedo sea más pequeño, y si lo decidís, como el libre albedrío que tenéis, pasareis a la materia las acciones necesarias para recorrer todo el camino. [Pausa].

Dejemos unos instantes que os abracen vuestras entidades de luz así como otras que vinieron a verte, a las que invitaron especialmente y ellos se sienten dichosos, amados por ti, y quieren devolverte y darte todo su amor.

Internamente puedes pedirles que te abracen más si así lo deseas. O responder con otro abrazo como cuando saludan a alguien a quien aman. [Pausa].

Me reconocerán por el color ocre, que alguno vio, cuando vino a verme en el pasado.[Pausa]

Quizás por el pasillo puedan girar y mirar a las que por él andan, para aquellos que alcanzan a ver. Ha habido un orden en la posición en la que ahora están para que ustedes puedan así verlo. Algo que reiteradamente muchos nos han pedido. Dejamos un tiempo así. [Pausa].

Ahora queremos continuar con el mensaje y decir que para ninguno de los presentes el camino de la ciencia, como ustedes la llaman aquí, es su futuro como misión. Todos escogieron una forma práctica a través de la vía de sanación y espiritualidad o ayuda a sus congéneres en cualquier forma. Para algunos no es apropiado darles mucha información ahora personal. Así haremos.

Tienen recelo de lo que escuchan, a veces si no tuvieran miedo serían más ayudados de lo que son. Es su miedo lo que nos impide acercarnos y darles esa ayuda. Entonces a éstos les sugerimos que se permitan ser ayudados y que así lo hagan llegar a sus entidades de luz. Inmediatamente, ellos pondrán remedio a lo que realmente les piden. No pueden hacerlo si no es en esta forma. Recuerden el libre albedrío y la forma del juego.

Ahora les queremos enseñar aquello que vieron arriba, (en Alahia), la sonrisa del amor incondicional y queremos que la sientan y la pongan en su cara. Si es más cómodo cierren sus ojos para no sentirse observados ni observar. Y sientan como sus músculos se divierten y agradecen este gesto, y todo su cuerpo está más feliz y como que les aplaudieran por esta simple alegría.

Todo el cuerpo mejora en gran medida cuando así se hace, a menudo, a diario, o a todas horas. Recuerden que cuando se plantean a sí mismos un reto, de nada sirve la tensión, como a la amiga la paloma, sino la acción y la alegría.

Siempre, siempre, siempre¡ hay una solución a cada encrucijada, puesto que al crear el dilema, ustedes mismos crearon la solución! A veces si no la buscan no la encuentran, si no la piden, no se la pueden dar, si no toca la puerta, no podrá ser abierta.

Es parte de las normas. Entonces recuerden hacerlo y con esa alegría de saber que existe la solución y que la piden, la encontraran más adelante. Quizás a última hora, no importa: justo a tiempo para no quedarse parados.

La abundancia es otra tarea que les aflige enormemente. Si bien aún no aprendieron a darse a sí mismos, esperan luego recibir fuera. Recuerden que lo que hacen hacia sí mismos, la gran tarea pendiente del humano, el amor hacia sí, les dificulta el recibir luego de fuera. Cuando se vean quejándose sobre que no reciben, piensen: “¿me estaré dando a mí mismo, me estaré dejando dar?”. Seguro que no pueden entonces estar dando a otros, empiecen por ver dónde no lo hacen. Y empiecen por emprender la acción de darse, pequeñas cosas a veces, grandes otras. No importa entonces ya que no hay más límites hacia la abundancia, ésta vendrá con creces hacia ustedes. Muchas veces no en la forma que pensaron. mas no importe puesto que abundancia es abundancia.

Sus contratos están creados con ella. Digamos que ustedes no cumplen sus contratos para que se les pueda entregar. Como cuando se dirigen a una entidad financiera y les exigen requisitos para darles el crédito, éste sería el del Espíritu: ámate, cuando lo hagas, ama a otros y todo será para ti puesto que te lo mereces y es parte del juego.

Ahora, no sé si lo escuchan, los aplauden, hay grande vítores y aplausos de este lado para ustedes. Son muchos y muchos lo que así lo hacen y si afinan sus oídos lo oirán.

Lo hacen porque están felices de su invitación, de compartir este tiempo, de este regalo de poder estar lado a lado, mano a mano. Es como aquel que caminaba al lado de otro pero, como el ciego, no lo sabe, no siente o no le ve. Y por un instante pueden abrazarse y sentirse unidos. Les abrazan porque ven sus potenciales y les aplauden porque saben que es casi seguro que lo que hoy dijimos será hecho en la materia.

Como ya dijimos, el trasfondo es así adecuado, y si bien meritorio cada paso que dan, puesto que cada uno de ustedes que consiga hacer su contrato influirá a cien de otros, que a su vez, a cien de otros. Piensen en unos años a dónde habría concluido todo esto. Entonces cada vez que hacen una elección en el camino adecuada, que superan un temor y emprenden la acción, que se quieren a sí mismos, acuérdense de estos otros cien, cien, cien… que lleguen muy lejos, si realmente merece o no la pena, si realmente es importante o no por lo que aquí, ahora les besamos los pies.

Es importante que vivan esto desde le corazón y no desde la mente puesto que la mente busca destacar por encima de los demás. El juego, la meta, consiste en llegar todos al final del camino, la Tierra al completo. Entonces si sólo yo llego, no tiene mucho mérito esto, entonces mi fin consiste en llegar yo y todos los demás detrás de mí, ésta es la visión del Espíritu.

Dejemos que esto llegue a nivel celular puesto que es muy importante y definirá el tiempo de avance en sus contratos. Para aquellos que sea lento, piensen / sientan los últimos tiempos, si es así para ustedes, esta es la verdadera razón: buscan, buscan la satisfacción personal y no la de la Tierra, la común. Entonces no es posible dejarles avanzar por ese camino, están ahí parados reflexionando en ello, hasta que lo vean con claridad y tomen la forma correcta. Esto es ayuda.

Recuerden que cualquier entidad de luz esta disponible para todos. Si bien para todos no es posible comunicarse porque la comunicación en su biología no fue aún creada. Pero sí en potencia lo es para todos.

Si quieren avanzar en ello, recuerden trabajar con la co-creación y con intensidad en la intención, para que sea creada la comunicación con el otro lado del velo. Recuerden que en el nuevo estadio de la Tierra es posible ya para todos.

Unos ya nacieron con ella. Bien… ése es su caso. [Pausa]

Ahora respiren una energía verde viscoso y roja bajo sus pies. Cierren los ojos y respiren y vean cómo la absorben puesto que todos y cada uno absorberán energía de Gaia por si mismos y la ubicaran en la cantidad que puedan albergar ahora. Se irán con ella a casa y serán responsables de ella. También les aportará estabilidad y firmeza.

Recuerden que cuando saluden o toquen a alguien a quien vean con debilidad o inestable, parte de esta vibración, por hacer un símil, podrá ser trasferida a esa persona y sin que ella tenga que hacer nada, la recibirá y le ayudará a levantarse y continuar un poco más de trecho, si quiere. Recuerden bien esto, puesto que algunos quieren dar a los demás y no saben cómo. Esta es una forma más.[Pausa]

Vamos a ir a la Cueva de la Creación.

Para ello vean bajo sus pies, un agujero. Es como un tobogán de los que hay en las piscinas, sólo que excavado en la tierra. Entran por él y se dejan deslizar, verán que es muy fácil, muy agradable y de pronto, en esa oscuridad un poco visible, se dejan caer y bajan como cual niño sonriendo hacia abajo. Conforme van bajando y bajando van a sentir que rejuvenecen. Cada uno poco a poco, años, años y años atrás y todos antes de llegar al final de ese tobogán tendrán 3 años. Pausa]

Llegamos prácticamente al final y cada uno se observa a sí mismo con su cuerpo: forma de niño/a o como quiera que ustedes prefieran autodefinirse, y llegado ahí, dan un saltito y se encuentran de pie, llamémosle, en una cueva.

Es enorme, es la propia Tierra lo que están viendo. Quizás su agudeza visual es mayor o menor, para los que ya la conocen es un sitio conocido por tanto; y ahí como niños, como haría un niño, su curiosidad empezaría a indagarlo todo: correría, si bien como pequeño que es todo se les queda muy alto y muy grande y no puede llegar prácticamente a ningún sitio. Lo que aquí venís a buscar es a ese niño. En vuestros contratos, al menos en esta edad, ya empezó a sentirse herido y dolido puesto que no recibió todo el cariño, toda la atención y cuidado que necesitaba, y ahora venís a reeducarle, a enseñarle el porqué, para que él deje de sentirse dolido y herido. Entonces lo ponéis en una silla y vais a hacer de adultos. Sois la voz que el niño oye y le vais a explicar que fue elegido por vosotros y necesario, todos los sentimientos que él tuvo que recoger durante esos años, para su aprendizaje.

Todo aquello que fue doloroso era lo que necesité, puesto que te hablo a ti directamente, sentir-para-reconocer cuál-es-el-camino-equivocado.

Para muchos ya funcionó, para otros el implante lo solucionó. Entonces entiende que lo que tú sentiste, en otro momento aunque no lo recuerdas, lo ejerciste hacia otro creyendo, creyendo, creyendo que lo hacías bien. Ahora que tú lo ves o lo vives, ves que no es verdad, puesto que Duele.

El fin es aprender cuál de las dos formas es la correcta. Entonces entiende por qué elegiste esa infancia tan dolorosa para ti y explícale al niño que nos mereció la pena, que al menos te enseñaste y ahora de adulto ya has hecho/estás haciendo la elección correcta en el peor caso.

Entonces es como un juego en el que saltaste una tapia y te rompiste una pierna. Pero mereció la pena, querías saltar el obstáculo. La rotura del hueso que tenía luego arreglo, sirvió para lograrlo. El dolor era parte del juego de saltar la tapia. Lo importante era conseguir saltarla, no importa cuanto dolor para ello.

Entonces él entenderá el mensaje y le vas a explicar que a partir de ahora que tú ya sabes y estás eligiendo… bien, ese dolor cada día será más pequeño puesto que eliges bien, hasta que no haya dolor y que él está a salvo, cuidado por ti. Que confíe en ti, ahora ya lo sabéis los dos estáis juntos, que estás dispuesto a escucharle cada vez que te necesite, cada vez que quiera hacerte llegar un mensaje y juntos buscareis la solución.

Ya no estará más solo, inseguro o temeroso puesto que tú te ocupas y te ocuparás de él. Sólo tiene que, como un niño, tirarte del pantalón o la falda puesto que no llega a tu altura. Mirarás hacia abajo, te sentarás, le escucharás y después buscareis una alternativa.

¡Seguro que te reirás mucho y será todo mucho más divertido!.Él sabe muy bien como hacerlo así. Entonces lo coges en tu regazo, lo sientas en tus piernas y le abrazas y le mimas con unas caricias. Él se siente así protegido y seguro y estará ahí, contigo, feliz.

Entonces hoy que te llevas una parte más de ti mismo, ahora juntos os sentáis de nuevo en el tobogán, os despedís de esa sala y os succiona hacia arriba, ahora vais arriba, arriba otra vez muy arriba para subir de nuevo bajo vuestras sillas y antes de llegar arriba del todo por ese tobogán ascendente, el niño volverá a entrar en vuestro cuerpo de adulto, ahora feliz y contento y unido a vosotros y vosotros ocupados de darle seguridad. De manera que, al salir otra vez a vuestra silla, sois de nuevo amigos. Él no será más obstáculo en el camino.

Quizás alguno antes durante este camino os quiere u os está dando un mensaje, es real, es necesario que él os comunique algo, para que él se sienta completo, con seguridad. Y es algo que os está diciendo, es algo que quiere que hagáis fuera, en el día a día, en la materia.

Quizás os está diciendo que hay una serie de límites nocivos para él como niño y tú como adulto puedes quitar en el día a día.

Quizás si el niño ya sabe nadar no hace falta que le pongas manguitos o si sabe caminar con firmeza, que pongas separadores a las puertas. Confía, te dice, confía.

Entonces algo que ustedes pidieron en una u otra forma, será dado hoy. Para ello, es algo sagrado, ustedes se ponen en esa forma que así lo sienten. Algunos pueden ahora aprovechar interiormente para escribir en un papel y mostrar a las entidades en la sala (entendemos metafóricamente), la recepción del estatus de graduado, la concesión de éste. [Pausa]

Entonces se arrodillan sobre una pierna para que les sea impuesta simbólicamente una banda blanca por encima de su cabeza, en la nuca. Se la llevarán puesta como símbolo, la concesión de su estatus.

Lo hace el maestro Jesús.[Pausa]

Ahora inspiren dentro de sí mismos y sientan la paz que tienen y vean que es posible realmente la paz puesto que ahora la tienen dentro. A veces estarán inmiscuidos en el murmullo del entorno y creerán haberla perdido, será falso. Si vuelven a acallar lo externo y quedan en silencio, volverán a ver que está ahí, para siempre.

Entonces para otros que pidieron “qué he de hacer para ayudar a los demás, qué puedo hacer para ayudaros a vosotros” deciros, y en especial para uno que ya tiene una intención para hacer, que empiecen, empiecen por amarse a sí mismos. Recuerden la principal tarea de hoy, el amor incondicional, eslabón crucial de la cadena.

Busquen qué necesitan, dénselo, ámense a sí mismos como querrían a un niño pequeño, a un ser recién nacido. Ustedes lo son, mas así no se tratan, se censuran, critican, admiran a otros por encima de sí mismos, incluso a los Maestros Ascendidos. Si bien no ven su verdadera auto-valía y esperan recogerla de fuera. Todo esto es amor a uno mismo. Falta, quizás, tiempo para auto-reconocerse en todo lo que son, es parte del velo, ahora más delgado y necesario para el proceso del juego que creamos entre todos en este planeta. Conforme completen el merkaba, van andando este camino, este sentimiento es más fuerte.

Hay alguna pregunta sentimos, en la sala para hacer… pueden ahora

“¿Quién soy yo y qué es lo que tengo que hacer ?”

Escúchanos atentamente, te diremos que eres uno más del grupo común que aquí te encuentras que hace eones participó del inicio del proyecto Tierra y decidiste venir a superar una serie de pruebas en las que te retabas a ti mismo, a reencontrarte y volver a ser, Ser: es hacer la forma divina a través de la humana, en esto estás. ¿Qué has de hacer? Continuar en ello, decidiste seguir cuando lo completaras y servirás a tus semejantes enseñándoles con la palabra las leyes que rigen el juego. Esta será una de las formas. Después continuarás con otras. Después, ya es más adelante

“¿El camino es el mismo para todos?”

El camino es el mismo y único; el final es el mismo, la forma y los pasos son únicos: únicos, no hay dos iguales. Aún si caminan con alguien a la vez tampoco son los mismos pasos que van dando. Igual que cuando van con alguien, uno se adelanta y el otro se entretiene mirando un escaparate pero luego anda un poco más deprisa y les coge el paso. Entendamos que esto es una metáfora de las múltiples formas que hay de andar el camino. Cada uno elige su forma: la más rápida… otros se entretienen mirando el escaparate. Luego para llegar con el otro tienen que darse un poco más prisa. Entendemos que simplistamente estaría la respuesta.


”¿Cuál es mi misión y por dónde empezar?”

Está respondida cuando hablamos al primer grupo. Por dónde empezar también: discernir el amor verdadero del no verdadero en el día a día, reflejado en los de casa, en tus más cercanos, después de en ti misma.

Hay más, si bien creemos que lo prioritario es esto, si lo alcanzas, el resto lo sabrás ya por ti misma, no necesitarás de otro para oírlo.

“¿Soy una de esas personas que va a formar un centro para la educación de los niños?”

No, llamaríamos el tercer grupo, no.


”¿Cuántos grados y qué planetas se desplazaron en la rejilla?”

Esta respuesta será dada en otro momento, hoy hay intención en otro tema, si bien te será dada.

”¿Es posible en un futuro próximo la comprensión de la rejilla magnética?”

Está siendo dada en estos momentos. En el mañana, como tú llamas, habrá libros, temarios, algunos no físicos. Usamos este término, es el más conocido ahora, para manejarla sutilmente puesto que así es, tú dirías sencillamente. No temas lo que hoy desconoces puesto que mañana será lo más conocido más allá de lo que ahora se habla puesto que sólo se usan pocas palabras para un amplio temario. Quizás es que tú tengas una tarea en esto…


”¿Las visiones que vengo viendo últimamente, me puede indicar a qué se debeN?”

Tu mente intenta poner palabras a aquello que ves. Quizás aquello que ves es un inicio del despertar de lo que llaman el tercer ojo. Entonces sigue practicando hasta que sea algo concreto, hasta que aprendas a manejarlo, hasta que esté abierto. Piensa en un hombre que va a un gimnasio y quiere hacer músculo y le pregunta al tutor “esto que siento en los músculos, como calambres, ¿qué son? . Él le diría: bien, es parte del proceso de hacer músculo, sigue practicando, vas por buen camino, llegarás a desarrollar el músculo, no des más valor a ello.

Ahora de nuevo les pedimos que cierren los ojos, se concentren en sí mismos y pidan a sus guías a través de la mente, como una excepción, dado que están en este plano por la rasgadura del velo, aquello que más deseen o más necesiten ahora. Si no saben qué, díganle lo que más necesiten ahora. Ellos ahora se lo entregarán. Les dejamos unos segundos para esto.[Pausa]

Entonces verán que les ponen un manto de un color determinado, se lo abrochan a la espalda, al cuello, de manera que queda holgado y cuando vayan por la calle a partir de ahora sentirán ese manto que les da poder en aquello que pidieron. [Pausa]

Sentimos una gran tristeza por el fin del tiempo. Queremos que sepan que no están solos, nunca lo estuvieron, no lo están ni lo estarán.

Cada vez el planeta se dirige hacia hacer más delgado el velo y que la interacción sea más común. Si bien para algunos podrán llegar a estar en un plano u otro por sí mismos, no es esto para todos. Sepan que en su interior quedaron las semillas de la comprensión de por qué están aquí, de cómo funcionan las cosas, algo que para hoy nos pidieron y aunque mentalmente no sepan que esto llegó, así ha sido. Si perciben algún malestar ahora, en breve, es parte del acoplamiento, del trabajo y del velo, pasará sin más, sentirse un poco desorientado, desubicado, será temporal y breve.

Quizás vean a otros y los vean con otros ojos y no entiendan por qué, es lo mismo. Quizás se sientan inciertos, como inseguros consigo mismos, porque no lo controlan todo, pauta habitual: es lo mismo. O se miran a sí mismos y se ven jóvenes, bellos…acéptenlo porque así lo son aunque no se lo vean.

Dan un último paseo y un abrazo de despedida a cada uno de ustedes; siéntanlo y recójanlo con toda la intensidad que será dado.

Ámense a sí mismos, ámense los unos a los otros. Son tiernamente queridos.
Se despide Kryon y un grupo de maestros que hoy estuvieron a sus pies.

Eres libre de distribuir este texto de forma no comercial, manteniendo el texto en su totalidad, sin modificaciones Por favor incluye la información de esta página . Cualquier otro uso debe ser aprobado por María José Moreno, Boadilla-Madrid.



.:Inicio:..

 
Biografía de Dana Tir
La Flor de la Vida y Respiración Merkaba
Niños Índigos
Direcciones de Correos